lunes, 17 de septiembre de 2007

La fórmula del amor

A=(a+i+x)k. Esta es, según Eduardo Punset, la fórmula del amor, que en cristiano quiere decir que el amor es el resultado de la suma del apego personal, la inversión parental o familiar y la sexualidad, todo ello bajo la influencia del entorno. Esto es lo primero que nos encontramos al entrar en www.elviajealamor.com, la web del último libro de este popular divulgador científico en el que aborda, desde un punto de vista científico, los misterios del "sentimiento" que más letras de canciones y poemas nos ha inspirado. Lo más llamativo de la página es un test que mide nuestra capacidad amatoria, ante lo que yo me pregunto: ¿es posible medir el amor?, ¿se le podría observar a través de un microscopio?, ¿basta una fórmula para definirlo? Yo, la verdad, respondería que no a las tres preguntas, porque creo que el amor es demasiado indomable, impredecible y libre como para dejarse encerrar en una probeta. Además, para representarlo me resulta más agradable la imagen de una flor, un corazón o una puesta de Sol que una regla matemática –que me recuerda a las que estudiaba en el instituto y de las que no guardo un entrañable recuerdo–. Por curiosidad he hecho el cuestionario y me alegra saber que, con mis setenta y dos puntos, mi capacidad amatoria se encuentra por encima de la media (setenta puntos).




Me ha venido la inspiración y he creado la fórmula del célebre aforismo que describe el trabajo ideal: TI=Vp+Sm+Hc, o, lo que es lo mismo, el trabajo perfecto es aquel que reúne las vacaciones de un profesor (tres meses), el sueldo de un ministro (más de mil euros) y el horario de un cura (media hora y con vino). Si algún informático me lee, sería interesante diseñar un test que midiera el grado de perfección de nuestro trabajo en función de la regla anterior.

Si te interesa el nuevo libro de Punset, además de visitar la página oficial, puedes echar un vistazo a la entrevista que en elmundo.es Rosa M. Tristán realiza al escritor catalán y en la que desvela algunos de los interesantes contenidos que encontraremos en su trabajo. Entre los datos más llamativos, destaca el hecho de que "el espacio neuronal que un hombre tiene dedicado al sexo es 2,5 veces mayor que en una mujer". Tampoco era necesario hacer un estudio científico para afirmar algo que todos sabíamos ya. Me recuerda a ese estudio que hace unas semanas publicó la Universidad de Cambridge según el cual Jessica Alba era científicamente perfecta. Qué complejos estudios habrán hecho esos investigadores y el dinero y tiempo que han debido de gastar para confirmar algo de lo que yo me había dado cuenta hace mucho tiempo; y sin fórmulas ni tablas periódicas.

1 comentario:

Ficticio dijo...

No se como no te había escrito antes si lo que pones resulta ser el escaparate de las tendencias, jejeje, bueno a lo que iba, Mejor haz un post dedicado a Punset y lo comentamos, lo de la formula de la felicidad creo que está muy bien y muy acertada, mucho mas conreta que la idea difusa que se utilizaba antes.
....
Lo del trabajo ideal está muy bien, jejeej, creo que es mafioso,
....
Aputar una nota importante, la variable "k", que es la del entorno, en un entorno perfecto, la isla, jajajaj, sería 1, en nuetros casoso por lo habitual es como que 0,01, algo así como "El amor en los tiempos del cólera" claro que también hay privilegiados a los que su entorno les permite la posibilidad de ser feliz, jejeje.

Salu2