miércoles, 21 de febrero de 2007

Todo lo que la tele ha hecho por mí

Nos quejamos a menudo por la pésima calidad de la telebasura y lo pesadas que son todas las cadenas con los programas del corazón, los reality-shows y maravillas similares. Cuando preguntas a la gente, todos afirman que no siguen ese tipo de programas y que sólo ven los documentales de La 2. Lo curioso es que, después, todo el mundo sabe el nombre de los finalistas de Gran Hermano o conoce el último escándalo de la Pantoja.

La verdad es que yo, hace años, ante el alto nivel intelectual de los contenidos televisivos y su gran valor espiritual, decidí abandonar la "caja tonta" –nunca mejor dicho– por otros medios para disfrutar de mi tiempo de ocio. De este modo, puedo afirmar que gracias a la tele descubrí el maravilloso mundo de los libros. Empecé a leer todo lo que caía en mis manos y pude conocer a escritores como Dostoievski, Tolkien o García Márquez. Gracias a la tele pude invertir muchas horas en navegar por la red y en poco tiempo me volví un pequeño erudito de la Informática e Internet, y me aprendí muchos términos de la jerga de las nuevas tecnologías: spoiler, freeware, códec, mp3, etc. Gracias a la tele me animé a echar un sueño después de comer y disfruté con los beneficios de la siesta mediterránea. Gracias a la tele me aventuré a juntar letras en un papel en blanco y hallé el placer de escribir tus propias historias.

Ahora que lo pienso, la verdad, no sé por qué suelo criticar tanto a la televisión cuando ha hecho tanto por mí.





2 comentarios:

aída dijo...

La televisión ha hecho maravillas por mi cultura. En cuanto alguien enciende la televisión, voy a la biblioteca y me leo un buen libro.

Groucho Marx siempre fue tan grande... Y sus frases nos ayudan. Me encanta que pienses así y que lo hayas hecho. Yo sigo viendo la tele, es algo selectivo y aun así sé que es una pérdida de tiempo, lo tengo comprobado. Menos mal que no me drogo, creo que tengo poca fuerza de voluntad (voluntad tengo mucha, fuerza no tanto...). A pesar de la tele sigo leyendo.
La tele no te ha descubierto todo eso, lo has descubierto tú solito y la no-tele. En cierta parte me crea admiración la gente que hace eso de verdad. ¡Me apunto! No puedo dejar pasar esta oportunidad, va, mientras vosotros dejáis de fumar, yo dejo de ver la tele (aun así la siesta mediterránea sigue conmigo, a veces la tele me ayuda a conciliar el sueño)...

tadea dijo...

no veo la tele desde hace mas de 1 año... absolutamente nada de tele... ahora eso si... no me resisto a canturrear dartacán y los 3 mosqueperros y sonreir cada vez q la escucho...