viernes, 16 de marzo de 2007

Diez minutos más

-¡Corre que se nos escapa el tranvía! -decía Irene mientras tiraba del brazo de Diego. Habían pasado la tarde del sábado en casa viendo una película, y al calor de los rayos catódicos y del amor, se les había pasado la hora.

-Como llegue aunque sea cinco minutos tarde, mi padre me mata. -No te preocupes, que hablo con él y le convenzo de que sólo te saque los ojos. -No te rías de mí, que me da rabia. -No te enfades tonta, sólo quería que no te agobiaras -y Diego le besó con cariño la mejilla enrojecida por el frío.


Al girar la esquina de los cuatro vientos, echaron a correr hacia la parada, pero el tranvía se alejó ente luces y bufidos de coches. -¡Mierda, ahora sí que llego tarde! -se lamentaba Irene, por lo que su chico la estrechó contra él. -Lo siento, la culpa es mía por no estar más atento al reloj -decía mientras por dentro su corazón daba saltos de regocijo como un pequeño duendecillo, dando gracias al cielo por haber perdido ese tranvía y poder apurar junto a ella diez minutos más.

1 comentario:

ana_arandanos dijo...

Jooo, ya te vale! Mira que me gustaba tu relato pero vas y no te lees las reglas!!
El máxiomo de caracteres era 600 (sin espacios) y a ti te salen más de 800 asi que ,me da mucha rabia pero te he tenido que descalificar. A pesar de eso, te doy las gracias por haber participado y te animo a votar tus cuentos favoritos. Las votaciones empezarán esta noche y la semana que viene pondré la siguiente palabra clave y entonces mandas otro pero que sea mas cortito ;)

Un abrazo!